AFECTIVIDAD HUMANA, formacion para el bienestar

¿QUÉ PUEDO HACER POR TI? ¿Te gustaría APREHENDER a ser feliz?

El concepto de felicidad ha sido tan maltratado y tan mal entendido que probablemente una propuesta para aprehender a ser feliz genera desconfianza, por no decir lo menos. Dicha postura ha sido alimentada por la forma tan folklórica y ligera como que se aborda un tema tan importante. No son pocos los charlatanes que pululan en el ambiente ofreciendo “recetas mágicas para ser feliz”, de hecho, la industria de la felicidad mueve billones de dólares al año vendiendo ilusiones.

Baste con analizar críticamente la manipulación mediática de una empresa como Coca-Cola. Ésta, apela a las emociones para relacionar muy sutilmente el consumo de esa bebida con la felicidad, nada más lejano de la realidad. La emoción es el elemento más básico y fácilmente manipulable de la afectividad humana y si acaso produce unos fugaces e intensos momentos de placer. Nada más.

Otro ejemplo de tergiversación del concepto, es la perversa relación establecida por la sociedad de consumo entre felicidad y dinero. ¿En que momento nos comimos el cuento de que el dinero es la solución a todos nuestros problemas? ¿De cuándo acá creemos que el dinero es fuente de felicidad? Si el dinero da la felicidad, ¿quiere eso decir entonces que TODOS los ricos, por el solo hecho de serlo, son felices?

Esa ideología del consumo, sustentada en el TENER más que en el SER, es la que ha llevado a creer que la felicidad viene dada por la cantidad de dinero que echamos a nuestros bolsillos. Lo más lamentable de esta postura es la fabricación de falsos ídolos “dignos de emular” sólo por el tamaño de sus carteras.

Como consecuencia de lo anterior, Bill Gates, Warren Buffet, Carlos Slim, Luis Carlos Sarmiento Angulo, Julio Mario Santodomingo y Carlos Ardila Lulle entre otros, se han convertido en “héroes” para cierto sector de emprendedores cuyo máximo referente teórico es Robert Kiyosaki y su “filosofía del padre rico” con sus predicas falsas, entre las cuales se encuentra la siguiente: “para ser rico y feliz: no vaya a la escuela” en otras palabras, si desea alcanzar la riqueza y por ahí derecho la felicidad, aprenda a pensar como rico, emule los valores de los ricos.

Dejémonos de ingenuidades y hablemos claro de una vez por todas. La felicidad no es una cuestión de ricos o pobres, esa dicotomía es utilizada solo para explotar el afán de riqueza de los pescadores de fortunas. El dinero simple y llanamente no es más que un recurso –que no el único- para acceder a bienes y servicios. Poco tiene que ver con la felicidad.

Llegado a este punto, preguntémonos entonces ¿Qué es la felicidad?

Hoy, gracias a los aportes de “monstruos” de la psicología como Michael Argyle, Martin Seligman, David Niven y Miguel De Zubiria Samper, es posible sostener desde la Psicología y la Pedagogía Afectiva, que “la felicidad es el resultado del balance psicológico Interpersonal e Intrapersonal”.[1]

Aja, ¿bueno y eso con qué se come?

Sencillo. Si la felicidad es el resultado del balance psicológico Interpersonal e Intrapersonal, quiere decir entonces que se puede aprehender a ser feliz.

Y esa es mi propuesta, enseñarte a ser feliz, para que después tú le enseñes a los demás.

A continuación te expongo lo que sería el “plan de estudios”[2] para aprehender a ser feliz.

1. Afectividad Interpersonal

La afectividad interpersonal tiene por tarea comprehender a otros. Su expresión superior la constituye el talento interpersonal. Componen el modulo interpersonal: la unidad cogntiva (conocimiento interpersonal), la unidad afectiva (aprecio interpersonal) y la unidad ejecutiva (destrezas interpersonales)

1.1        Conocimiento Interpersonal

Es construir una teoría del otro con base en la proporcionalización de sus afectos, sus creencias y sus roles. De acuerdo con el Maestro De Zubiria, “teoría del otro con enorme beneficio práctico para quien la fabrica. Le permite explicar sus acciones y predecir como se comportará –el otro- en circunstancias futuras”

¿De dónde obtienen conocimiento interpersonal los seres humanos?

Según la psicología afectiva las fuentes privilegiadas de dicho conocimiento las crean tres operaciones psicológicas interpersonales:

  1. Escuchar
  2. Observar
  3. Deducir

Escuchar a la persona que dice de sí misma o preguntarle a otras personas cercanas. Observarla en varias situaciones y contextos e inferir sus afectos (qué quiere), sus creencias (qué cree) y sus roles (qué hace). En tercer término, con esos conocimientos deducir comportamientos de la persona que ratifiquen o invaliden mis conocimientos extraídos. Escuchar, observar y deducir conductas. ¡Qué sencillo de decir, qué difícil de hacer!

1.2        Valorar a otro

Después de elaborar una teoría del otro, el conocimiento debe atravesar la unidad afectiva interpersonal para que ella dictamine su veredicto, lo someta a sus preferencias y actitudes personales. Esta operación informa si cada característica descubierta en el otro conviene o perjudica. El conocimiento interpersonal sirve para decidir que hacer. Si conviene mantener a alguien como compañero, o llevarlo a la categoría de amigo o a la categoría de amante, o socio, o novio o esposo. O si por el contrario, la amistad, el noviazgo, el matrimonio con esa persona no tiene caso; circunstancia cuando es mejor concluir la relación, antes de que en adelante cause mayores sacrificios.

Es menester subjetivizar cada conocimiento, valorarlo: aplicarle la operación afectiva valorar, que precisamente fabrica juicios de valor sobre cada característica del otro. El resultado me muestra sus puntos fuertes y sus puntos débiles. Además, el resultado ocurre de cara a mi propia escala de valores y preferencias interpersonales, no a una cualquier escala, sino a la mía propia. En esencia, dicha valoración me indicará si debo invertir más, invertir menos, cancelar el nexo o esperar a ver como evoluciona la relación. Una gran ventaja. Conocer a otros me permite elegir los mejores amigos, socios, novias, amantes, esposa y evitar dolorosos sufrimientos.

1.3        Destrezas Interpersonales

La operación afectiva optar no cierra el proceso, genera la motivación actuar, muchas veces por la ruta de la comunicación interpersonal. Pero como comunicarle algo al otro, dudas, incertidumbres, anhelos, o deseos causa su previsible reacción, positiva como negativa; conviene planear bien QUÉ, CÓMO Y CUÁNDO hacerlo. Planeación y ejecución que el lenguaje coloquial sintetiza en ser diestro interpersonalmente. De eso se trata, de dominar la pragmática comunicativa interpersonal cuyo mejor indicador es la asertividad –ser asertivo-. Es asertivo quien integra el qué, el cómo y el cuándo de modo FUNCIONAL. La asertividad define el súmmum de la competencia interpersonal, debemos enseñársela temprano a nuestros hijos y aprehendices, les resultará vital, ni más ni menos que para ser felices.

Psicología afectiva subdivide la destreza interpersonal en cuatro competencias:

1.3.1          querer-saber- iniciar vínculos

1.3.2          querer-saber- profundizarlos

1.3.3          querer-saber- desconflictualizarlos

1.3.4          querer-saber- concluirlos

Note que a cualquier competencia le precede la expresión querer-saber la razón es que además del hacer mismo (expresividad) requiere una actitud favorable (afectividad) y a la vez contar con conocimiento (cognición) sobre los estándares que cada subcultura, grupo o persona acepta en tal condición. Colosal paquete de enseñanzas interpersonales –la asertividad– que antiguamente le enseñaban con paciencia y generosidad todos los parientes al niño hasta hacerlo un hombre o mujer. Hoy nadie lo enseña, ocupados los colegios por las matemáticas, la física, la química, las ciencias sociales, los idiomas y la gramática; y los padres y madres dedicados a suplir la existencia material de su crio. Nadie asume tamaña tarea.

2. Afectividad Intrapersonal

La afectividad Intrapersonal moviliza los mecanismos de autocomprehensión. Es condición esencial de felicidad el talento Intrapersonal que orienta la propia existencia. La psicología afectiva tiene como argumentales que las personas felices se Autoconocen, se Autovaloran y se Autoadministran (dirigen su vida)

2.1     Autoconocimiento

Con dificultad enorme se conoce a otra persona. ¿Qué podría decirse entonces de conocerse a sí mismo? ¿Cómo opera el autoconocimiento? Muy distinto a como maniobra el conocimiento de los objetos exteriores y comunes, descifra los afectos, las creencias y los roles de una subjetividad, ¡la suya propia!

De acuerdo con la Psicología Afectiva, al descifrar los afectos, creencias y los roles la autoconciencia posee tres operaciones privilegiadas:

  • Escuchar a otros hablar acerca de él. Esta operación aprovecha el conocimiento de personas próximas quienes lo tratan de tiempo atrás (hermanos, amigos, amigas, padres, novia), quienes mediante las mismas operaciones pero interpersonales, logran una imagen fiel y fina suya, una Teoría.

  • Inducir conocimiento Intrapersonal. En este caso el Sí mismo observa al YO y generaliza acerca de sus formas regulares de actuar. Observa al observador.

  • Deducir conocimiento Intrapersonal. El Sí mismo toma de su extensa teoría personal cualquier conocimiento y deriva hipótesis. Este conocimiento puede contrastarlo contra lo que otros saben o contra las acciones reales del Yo.

Autoconocerse significa autoproporcionalizarse o crear proposiciones sobre sí mismo. ¿Qué son los propios estados internos a los que alude Goleman en su libro best seller La inteligencia emocional? En psicología afectiva, los estados internos son las creencias, los afectos y los roles de cada quien, los cuales configuran su Ser. Superan las emociones y los afectos e incluyen las creencias y los roles que desempeña. Descubrir –proporcionalizar o conceptuar- los afectos, creencias y roles propios resulta ser la tarea esencial del autoconocimiento o de la autoconciencia.[3]

En síntesis ¿Qué conoce el autoconocimiento?:

  • Mis roles
  • Mis afectos
  • Mis creencias

2.2 Autovaloración

Tanto la buena como la mala autoestima atañe al desempeño de alguien; resulta de sus actuaciones, más que de los elogios que recibe y las palmaditas en el hombro. He aquí el problema. El dispositivo autoestima promedia los DESEMPEÑOS más que los halagos recibidos. La autovaloración es un proceso con tres características:

  1. Promediador
  2. Basada en desempeños reales
  3. Siempre inconclusa

Autovalorarse resulta un proceso afectivo complejo, extenso, siempre inconcluso. Proceso afectivo que compara contra un parámetro (los otros) el propio desempeño real y juzga su valor. Complejo, pues valora actuaciones propias. Extenso, pues abarca todas las acciones de la persona. Inconcluso, pues cada nueva circunstancia lo hace funcionar, ya que la existencia humana es devenir y cambio.

2.3       Autoadministración

La Autoadministración agrupa a los dispositivos que intervienen sobre el YO mientras se gestionan afectos, creencias y comportamientos: los tres “recursos” con los que los humanos viven su vida. Además funciona proactivamente. No solo inhibe acciones, o sentimientos, o creencias indeseables, sino que sobre todo conduce la propia vida hacia los destinos que el Sí mismo se traza, la dirige dotándola de sentido, de dirección.

La Autoadministración encausa al Yo en alguna dirección, la que elige el Si mismo, logra dominar al caballo, en lugar de que el caballo lo domine a él.

La Autoadministración es ejecutiva, práctica, operativa. Atañe al saber hacer, al saber práctico para dirigir y administrar nuestro caballo.

La Autoadministración tiene tres funciones:

  1. La función organizativa
  2. La función ejecutiva
  3. La función de monitoreo

La Autoadministración se vale de la operación afectiva motivar, la cual canaliza las energías psicológicas. Esta operación tiene dos sentidos: proactiva e inhibitoria. En el primer caso operan a su vez la automotivación o el estado de flujo

Hasta aquí la somera presentación del “arsenal” Intrapersonal e Interpersonal que se requiera conocer, aprehender y dominar para llegar a ser feliz. Tarea para nada fácil, y aunque se pueden adquirir las bases, nunca se termina de aprehender. Por ello resulta tan importante empezar a una edad temprana con el desarrollo de competencias afectivas, no en vano, para la Psicología afectiva “el desarrollo personal, afectivo y profesional reside más en el desarrollo psicológico (intra e interpersonal) que en superar estándares académicos.

Dotados de competencias afectivas Intrapersonales e interpersonales estamos en capacidad de afrontar el mundo de una mejor forma. Esta tesis debería ser la base para empezar a formar afectivamente a las nuevas generaciones.

Dotados de competencias afectivas, las personas podrían valorar y cultivar más efectivamente las verdaderas fuentes de la felicidad: la familia, los amigos, la pareja, el Si mismo y el trabajo.

Como Psicologo y Pedagogo afectivo, pero sobre todo como persona, estoy en capacidad de ofrecerte lo siguiente:

  • Terapia afectiva individual
  • Terapia afectiva de pareja
  • Terapia afectiva familiar
  • Si te dedicas a la docencia te puedo entrenar como Pedagogo Afectivo.
  • Si eres psicólogo o psicóloga y te gusta este tema, te puedo formar.
  • Si estás interesado en implementar un programa de formación afectiva en tu colegio o escuela, te puedo asesorar.

Si quieres profundizar en el tema te invito a que visites el siguiente blog:

http://afectividadhumana.wordpress.com

Si deseas recibir información sobre el tema, suscríbete a ese blog y ahí nos estamos conversando.


[1] Miguel De Zubiria Samper “Psicología de la Felicidad: fundamentos de psicología positiva” Fundación Internacional de Pedagogía Conceptual Alberto Merani. Bogotá. 2007

[2] Este “plan de estudios” lo he tomado del libro “La Afectividad Humana: sus remotos orígenes, sus instrumentos y operaciones, como medirla con escalas y afectogramas” escrito por el Maestro Miguel de Zubiria Samper, pionero de la Psicología y la Pedagogía Afectiva.

[3] Ob. Cit. De Zubiria “La afectividad humana…”

Anuncios

9 thoughts on “¿QUÉ PUEDO HACER POR TI? ¿Te gustaría APREHENDER a ser feliz?”

  1. Excelente exposición Andrés. La busqueda de la felicidad como bien lo explica el texto no es tan facil de conseguir a veces, en parte por las pautas erradas que nos provee la sociedad consumista y materialista en que vivimos, y que creemos muchas veces son el camino a la felicidad. Por tanto, se vuelve tanto una batalla interna, en la que se tranzan el Yo, el Superyo y el Ello, como también una asociación, en la que el Yo regula a los otros estados de la consciencia.

    Vuelvo y lo repito, gran entrada. Saludos.

    1. Gracias amigo Xavi.

      Este tema de la felicidad tiene mucha tela de donde cortar, mi proposito es debatir mucho al respecto.

      Te vi por el uribestiario, estabas de visita a uno de nuestros vecinos de barrio y me di cuenta que te habias tranzado en un debate bien interesante con una venezolana chavista. Ese barrio es teso, no¿? Bueno Xavi, nos seguimos conversando.

      En los proximas horas voy a publicar un articulo de Toffler que estoy seguro te va a gusta.

      Leelo y le reflexionamos

  2. Gracias Andrés. Estaré a la espectativa del articulo de Toffler.

    Y lo de Uribestiario, pues de hecho conocí tu blog allí. Y sí, es muy bueno.

    Como siempre, un placer saludarte, Andrés, y hasta la próxima.

  3. hola andresito te tenia olvidado esta genial tu articulo y quiero analizarlo con algunos estudiantes en clase de filosofia cuando lleguemos a este tema .. espera mas comentarios pues los muchachos son muy inteligentes y criticos.. saludos a tu b.b soy claudia Montaño chaoo gracias por tu aporte

    1. Hola Claudita!!!!!

      Si, me tenias olvidado. Me alegra que te haya gustado el articulo, y mas aun que lo analices con tus estudiantes. Ahi esta la clave Claudita, trabajar con los muchachos, desde ahi es muy importante empezar.

      Cuentame, donde estas trabajando?

      Tenemos que conversar

      Un fuerte abrazo Claudita

  4. LA FELICIDAD TIENE QUE VER CON EL ESTAR BIEN CON UNO MISMO, PARA PODER ESTAR BIEN CON LOS DEMÁS, CON LOS OTROS Y CON EL ENTORNO, PIENSO QUE EN ESA MEDIDA ENCONTRAMOS EL MÁXIMO BIENESTAR Y NO SIEMPRE ESTA RELACIONADO CON EL TENER COSAS MATERIALES, ES MAS IMPORTANTE SER REALMENTE AUTENTICO, SENTIRSE SUJETO DE DERECHOS Y DE IGUAL FORMA RESPETAR LOS DE LOS DEMÁS, ESTO DA COMO RESULTADO AFECTIVIDAD INTRAPERSONAL Y POR ENDE MUCHAS SATISFACCIONES……………LA FELICIDAD DEPENDE DE LA IDEA QUE CADA UNO(A) TENGAMOS DE ELLA Y ESTOY DE ACUERDO CON LAS IDEAS QUE EXPONES. UN ABRAZO

    1. Hola Mariela.

      Veo que estamos sintonizados. Le agrego a tu comentario que hace falta una apuesta decidida por la FORMACION de la afectividad humana, y los padres y madres de familia, la escuela, el estado deben ponerse la camiseta en este proposito. Necesitamos FORMAR personas.

      Saludos y gracias por visitar este humilde hogar que tienes las puertas abiertas para ti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s