Publicado en era de la informacion, LOS TOFFLER, sociedad de la informacion, tercera ola

SUPERLUCHA

Soy un estudioso de la obra de los Toffler (Alvin y Heidi). Considero que su producción intelectual es un excelente aperitivo para quien esté interesado en adentrarse en el estudio de la Sociedad de la Información. Teóricamente, hoy es posible encontrar reflexiones más precisas, pero iniciar con los Toffler, además de recomendable es indispensable.

Pues bien, para poner en práctica uno de sus conceptos más relevantes: el de “prosumidor”,[1] aquí estoy compartiendo contigo este primer capitulo del libro que según ellos constituye “un manual esencial, la clave, por así decirlo, de toda su obra”.

Dicho manual lleva por titulo “La creación de una nueva civilización” y el capitulo que te voy a compartir es “La Superlucha” el cual ya había aparecido en su libro “La Tercera Ola”.

Dicen los Toffler que la lucha ya no será entre quienes reivindican unas caducas ideas  de izquierda o de derecha. Ahora se desatará una Superlucha entre quienes defienden una sociedad industrial con todas sus obsoletas instituciones y quienes abogan por la construcción de una Sociedad de la Información con sus respectivas instituciones.  Desde mi punto de vista, este ultimo bando esta dividido en dos: los que están construyendo esa nueva sociedad desde abajo y desde la periferia (motivados por la Ética Hacker) y los que quieren hacer de la Sociedad de la Información una mera continuación del pasado industrial impuesta desde arriba (apegados todavía a la ética protestante). Entender la lógica de acción y la ética subyacente a cada uno de estos bandos, sera crucial para comprehender esa denominada Superlucha a que hacen referencia los Toffler.

Espero que leas completo este capitulo, es muy bueno. Próximamente te traeré el siguiente de esta obra: “Choque de Civilizaciones”

Empecemos pues, nuestro estudio de la obra de Alvin y Heidi Toffler. (los comentarios de pie de pagina son de mi autoría)

LA SUPERLUCHA

Una nueva civilización está emergiendo en nuestras vidas, pero hombres ciegos tratan por doquier de sofocarla. Esta nueva civilización trae consigo nuevos tipos de familia; formas distintas de trabajar, amar y vivir; una nueva economía; nuevos conflictos políticos, y, más allá de todo esto, una conciencia asimismo diferente.

La humanidad se enfrenta con un gran salto hacia adelante. Tiene ante sí la conmoción social y la reestructuración creativa más hondas de todos los tiempos. Sin advertirlo claramente, nos afanamos en construir una nueva civilización desde sus cimientos.[2]

Esta es la significación de la tercera ola. La especie humana ha experimentado hasta ahora dos grandes olas de cambio, cada una de las cuales sepultó culturas o civilizaciones anteriores y las sustituyó por estilos de vida hasta entonces inconcebibles. La primera ola de cambio –la revolución agrícola- invirtió miles de años en su desarrollo. La segunda ola –el auge de la civilización industrial- necesitó sólo trescientos años. La historia avanza ahora todavía a mayor velocidad, y es probable que la tercera ola progrese y se complete en unas pocas décadas. Nosotros, los que compartimos el planeta en estos explosivos tiempos, sentiremos por tanto todo el impacto de la tercera ola en el curso de nuestra vida.

La tercera ola trae consigo un estilo de vida auténticamente nuevo, basado sobre fuentes diversificadas y renovables de energía,[3] métodos de producción que dejan anticuada a la mayoría de las cadenas fabriles de montaje, nuevas familias no nucleares, una nueva institución que cabría denominar el «hogar electrónico» y las escuelas y empresas del futuro radicalmente modificadas. La civilización naciente nos impone un nuevo código de conducta y nos empuja más allá de la producción en serie, la sincronización y la centralización, más allá de la concentración de energía, dinero y poder.[4]

Es una civilización con su propia perspectiva mundial característica, sus propias maneras de abordar el tiempo, el espacio, la lógica y la causalidad.

LA PREMISA REVOLUCIONARIA

Dos imágenes del futuro, aparentemente contradictorias, predominan ahora en la imaginación popular. La mayoría de las personas –en la medida en que lleguen a molestarse en pensar en el futuro- dan por supuesto que el mundo que conocen durará indefinidamente. Les resulta difícil imaginar para sí mismas un modo de vida verdaderamente distinto y, más aún, una civilización por completo nueva. Por supuesto, advierten que las cosas están cambiando, pero dan por sentado que los cambios actuales no les afectarán y que nada hará vacilar el familiar entramado económico ni la estructura política que conocen. Esperan, confiados, que el futuro sea una continuación del presente.[5]

Recientes acontecimientos han hecho tambalearse esta confiada imagen del futuro. Una visión más sombría ha adquirido creciente popularidad. Gran número de personas, alimentadas por una dieta continua de malas noticias, películas de catástrofes y perspectivas de pesadilla elaboradas por grupos de analistas prestigiosos, parecen haber llegado a la conclusión de que la sociedad actual no puede proyectarse en el futuro porque no existe futuro. Para ellas, Harmagedón está sólo a unos minutos de distancia. La Tierra se precipita hacia el estremecimiento de su último cataclismo.

Nuestra argumentación se basa en lo que denominamos la «premisa revolucionaria». Esta plantea que, siendo incluso probable que las décadas inmediatamente venideras rebosen de agitación, turbulencia y quizá hasta de violencia generalizada, no nos destruiremos por completo. Parte de la idea de que los cambios bruscos que ahora experimentamos no son caóticos ni aleatorios, sino que, de hecho, forman una pauta definida y claramente discernible. Da por sentado, además, que esos cambios son acumulativos, que sumados representan una transformación gigantesca de nuestro modo de vivir, trabajar, actuar y pensar, y que es posible un futuro cuerdo y deseable. En resumen, lo que sigue comienza con la premisa de que lo que ahora sucede es ni más ni menos que una revolución global, un salto de enorme magnitud.

En otras palabras: partimos del supuesto de que somos la generación final de una vieja civilización y la primera generación de otra nueva, y de que gran parte de nuestra confusión, angustia y desorientación personales tiene su origen directo en el conflicto que dentro de nosotros y en el seno de nuestras instituciones políticas existe entre la civilización moribunda de la segunda ola y la civilización naciente de la tercera ola, que pugna, tonante, por ocupar su puesto.[6]

Analizados desde esta perspectiva, muchos acontecimientos, aparentemente desprovistos de sentido, resultan de pronto inteligibles. Las líneas generales del cambio empiezan a emerger con claridad. La acción por la supervivencia vuelve a ser posible y probable. En resumen, la premisa revolucionaria libera nuestra inteligencia y nuestra voluntad.

LA LINEA DE AVANCE

Cabría denominar «análisis de ondas de choque» a un enfoque nuevo y eficaz que considera la historia como una sucesión de encrespadas olas de cambio y se pregunta adónde nos lleva la línea de avance de cada una. Centra la atención no tanto en las continuidades de la historia (por importantes que éstas sean) como en las discontinuidades, innovaciones y puntos de ruptura. Identifica las pautas fundamentales de cambio a medida que surgen, para que podamos ejercer una influencia sobre su evolución. Comienza con la sencilla idea de que el nacimiento de la agricultura constituyó el primer punto de inflexión en el desarrollo social humano y de que la revolución industrial representó la segunda gran innovación. Concibe a ambas no como un acontecimiento instantáneo y diferenciado sino como una ola de cambio que se desplaza a una determinada velocidad.

Antes de la primera ola de cambio, la mayoría de los hombres vivían en grupos pequeños, a menudo migratorios, y se alimentaban de frutos silvestres, la caza, la pesca o la ganadería. En algún momento, hace unos diez milenios, se inició la revolución agrícola, que progresó lentamente por el planeta, difundiendo poblados, asentamientos, tierras cultivadas y un nuevo estilo de vida.

A finales del siglo XVII, aún no se había agotado esta primera ola de cambio cuando estalló en Europa la revolución industrial, que desencadenó la segunda ola de cambio planetario. Este nuevo proceso se extendió a través de naciones y continentes con una rapidez mucho mayor. Así pues, dos procesos de cambio separados y distintos recorrían simultáneamente la Tierra, a velocidades diferentes.

En la actualidad, la primera ola de cambio prácticamente ha cesado. Sólo a unas pocas y diminutas poblaciones tribales, en América del Sur o en Papúa Nueva Guinea, por ejemplo, no ha llegado todavía la agricultura. Pero básicamente ya se ha disipado la fuerza de esta gran primera ola.

Entretanto, la segunda ola, tras haber revolucionado en muy pocos siglos la vida en Europa, América del Norte y algunas otras regiones del globo, continúa extendiéndose a medida que muchos países, hasta ahora fundamentalmente agrícolas, se apresuran a construir altos hornos, fábricas de automóviles y de tejidos, ferrocarriles e industrias alimentarias. Aún se percibe el impulso de la industrialización. Esta segunda ola no ha perdido por completo su fuerza.

Pero mientras continúa este proceso, ya ha comenzado otro, aún más importante. Cuando en las décadas que siguieron a la Segunda Guerra Mundial culminó la marea de la industrialización, empezó a extenderse por la Tierra, transformando todo cuanto tocaba, una tercera ola escasamente comprendida.

Por esta razón, muchos países perciben ahora el impacto simultáneo de dos e incluso tres olas de cambio completamente distintas, de velocidades diversas y con diferentes grados de fuerza tras de sí.

A nuestros fines consideraremos que la época de la primera ola comenzó hacia el 8000 a.C. y que dominó en solitario la Tierra hasta los años 1650-1750 de nuestra era. A partir de este momento, la primera ola fue perdiendo ímpetu a medida que lo cobraba la segunda.

La civilización industrial, producto de esta segunda ola, se impuso entonces en el planeta hasta alcanzar su culminación. Este último punto de inflexión sobrevino en Estados Unidos durante la década iniciada hacia 1955, cuando el número de empleados administrativos y trabajadores de servicios superó por primera vez al de obreros manuales. Fue ésa la misma década que presentó la introducción generalizada del ordenador, los vuelos de reactores comerciales, la píldora para el control de la natalidad y muchas otras innovaciones de gran impacto. Fue precisamente durante esa década cuando la tercera ola empezó a cobrar fuerza en Estados Unidos. Desde entonces ha alcanzado –con escasa diferencia en el tiempo- a la mayoría de las naciones industrializadas. En la actualidad todos los países de alta tecnología experimentan los efectos de la colisión entre la tercera ola y las anticuadas economías e instituciones remanentes de la segunda.

Comprender esto es la clave para entender gran parte de los conflictos políticos y sociales que vemos en derredor.

OLAS DEL FUTURO

Siempre que una ola de cambio predomina en una determinada sociedad es relativamente fácil columbrar la pauta del desarrollo futuro. Escritores, artistas y periodistas, entre otros, descubren la «ola del futuro». Así, en la Europa del siglo XIX, muchos pensadores, empresarios, políticos y gente corriente tenían ya una imagen clara y básicamente correcta del futuro. Percibían que la historia caminaba hacia el triunfo final de la industrialización sobre la agricultura premecanizada y previeron, con notable exactitud, muchos de los cambios que traería consigo la segunda ola: tecnologías más eficaces, ciudades mayores, transporte más rápido, instrucción de las masas, etc.[7]

Esta claridad de visión produjo efectos políticos directos. Partidos y movimientos políticos pudieron trazar sus planes con respecto al futuro. Los intereses agrícolas preindustriales organizaron una acción de retaguardia contra la invasión de la industrialización, contra las grandes empresas, contra los «cabecillas sindicales», contras las «ciudades pecaminosas».

Trabajadores y empresarios se hicieron con el control de los resortes principales de la naciente sociedad industrializada. Las minorías étnicas y raciales, definiendo sus derechos en términos de un papel acrecido en el mundo industrializado, exigieron acceso al empleo, puestos en las instituciones, viviendas urbanas, mejores salarios, educación pública general, etc.

Esta visión industrial del futuro produjo también efectos psicológicos importantes. La imagen compartida de un futuro industrial tendía a definir opciones, a dar a los individuos un sentido, no simplemente de quiénes o qué eran, sino de lo que resultaba probable que llegasen a ser. Proporcionaba cierto grado de estabilidad y una sensación de identidad incluso en medio de profundos cambios sociales.

Por el contrario, la imagen del futuro se fractura cuando una sociedad se ve asaltada por dos o más gigantescas olas de cambio y ninguna de ellas predomina claramente. Se torna en extremo difícil precisar la significación de los cambios y conflictos que surgen. La colisión de olas crea un océano embravecido, rebosante de corrientes contrarias, vorágines y remolinos que ocultan mareas históricas más profundas e importantes.

Esta colisión hace añicos los vocabularios políticos tradicionales y torna muy difícil distinguir a progresistas de reaccionarios, amigos de enemigos. Saltan en pedazos todas las antiguas polarizaciones y coaliciones.[8]

La aparente incoherencia de la vida política se refleja en la desintegración de la personalidad. Proliferan por doquier psicoterapeutas y gurús; las gentes vagan desorientadas en medio de terapias en competencia. Se sumen en cultos y aquelarres o, alternativamente, se refugian en un aislamiento patológico, convencidas de que la realidad es absurda, demente o insensata. Es posible, en efecto, que la vida sea absurda en un sentido amplio, cósmico, pero eso no significa que no haya pauta alguna en los acontecimientos actuales. De hecho, existe un orden oculto, que resulta claramente detectable en cuanto aprendemos a distinguir los cambios de la tercera ola de los asociados con la menguante segunda ola.

Las corrientes entrecruzadas creadas por estas olas de cambio se reflejan en nuestro trabajo, nuestra vida familiar, nuestras actitudes sexuales y nuestra moral personal. Se revelan en nuestros estilos de vida y en nuestro comportamiento electoral. Pues, lo sepamos o no, en nuestra vida personal y en nuestros actos políticos la mayoría de los que vivimos en los países ricos somos esencialmente personas de la segunda ola comprometidas en el mantenimiento de un orden moribundo, personas de la tercera ola empeñadas en la construcción de un mañana totalmente diferente o una combinación confusa y autoneutralizada de los dos órdenes anteriores.

El conflicto entre los grupos de la segunda y la tercera olas constituye, de hecho, la tensión política crucial en nuestra sociedad actual. Como veremos, la cuestión política fundamental no es quién domina en los últimos días de la sociedad industrializada, sino quién configura la nueva civilización que surge rápidamente para reemplazarla. A un lado están los partidarios del pasado industrial; al otro, cada vez más millones de personas que comprenden que los problemas más urgentes del mundo no pueden resolverse ya dentro de la estructura del orden industrial. Este conflicto es la «superlucha» por el mañana.[9]

Tal confrontación entre los intereses creados por la segunda ola y las gentes de la tercera ola recorre ya como una corriente eléctrica la vida política de todas las naciones. Incluso en los países no industrializados del mundo, la llegada de la tercera ola ha dado otra configuración a las antiguas líneas de combate. La vieja guerra de los intereses agrícolas, a menudo feudales, contra las elites industrializadoras, capitalistas o socialistas, adquiere una nueva dimensión a la luz de la inmediata obsolescencia de la industrialización. Ahora que surge la civilización de la tercera ola, cabe preguntarse si la industrialización rápida implica la liberación del neocolonialismo y de la pobreza o si, en realidad, garantiza el yugo de ambos.

Sólo con este amplio telón de fondo podemos empezar a extraer algún sentido de los titulares, a clasificar las prioridades, a estructurar estrategias adecuadas para el control del cambio que se opera en nuestras vidas. Una vez que comprendamos que se libra ya una lucha encarnizada entre quienes tratan de preservar la industrialización y los que intentan reemplazarla, nos hallaremos en posesión de un nuevo instrumento para cambiar el mundo.

Sin embargo, para utilizar este instrumento debemos poder distinguir con claridad los cambios que prolongan la vieja civilización de aquellos que facilitan la llegada de la nueva. En resumen, debemos comprender tanto lo viejo como lo nuevo, el sistema industrial de la segunda ola donde tantos hemos nacido y la civilización de la tercera ola, en la que viviremos nosotros y nuestros hijos.



[1] Yo lo interpreto como producir, consumir y distribuir información y conocimiento.

[2] Hoy, estoy empezando a comprehender el impacto en instituciones como la educación en todos sus niveles, vislumbro nuevos formatos de empresas y el advenimiento de empresas sociales que competirán ferozmente con aquellas que tienen como fin único la maximización de beneficios.

[3] Sobre las nuevas fuentes de energía , recomiendo revisar el libro de Jacque Fresco “Diseñando el Futuro” ahí muestra en detalle fuentes como la energía eólica, mareomotrix, solar, geotérmica.

[4] Esto será posible gracias al influjo de la Etica Hacker, la cual a diferencia de la ética protestante no tiene como principal valor el dinero, sino la pasión.

[5] Personalmente siento que en Colombia no hemos tomado en serio esta realidad. Muchas piensan que la Sociedad de la Información es sólo una cuestión de computadores e internet.

[6] Mi convicción es que se debe ayudar a morir la sociedad industrial y contribuir con el nacimiento de la Sociedad de la Información. Ahora bien, se debe tener muy claro las diferencias entre una y otra y desenmascarar a quienes pretendan pasar como adalides de la nueva ola, cuando lo que les motiva es conservar sus interés del pasado.

[7] Hoy se repite la historia, a esta generación le corresponde jugar ese papel de visionarios. Aunque no todos se suben al bus, es más fácil mantenerse dormidos.  Pero estoy convencido de que quienes se atrevan a adoptar el nuevo paradigma serán generosamente recompensados.

[8] Izquierda, derecha, liberal, conservador, todas categorías ya obsoletas

[9] Yo represento esta superlucha con la confrontación entre la ética protestante descrita por Max Weber y la Ética Hacker de Pekka Himanen. Son valores totalmente opuestos. Entender los dos, nos permite comprehender esta superlucha. Entre estas lecturas del mundo, se encuentra la construcción de la sociedad de la información.

Anuncios

Autor:

Yo Soy Andrés Paz, un Psicólogo Libre para Servir.

6 comentarios sobre “SUPERLUCHA

  1. Estamos en tiempos muy agitados, a los que se les larga el fin de todos los tiempos, pero en realidad es una era de transición, que como bien lo dice el texto, se ha caracterizado siempre por la conmoción de las viejas estructuras que se rehusan a ser desmontadas.

    1. De acuerdo Xavi. Le agrego lo siguiente:

      Vivimos en una sociedad enferma, pero no debemos curarla, al contrario, es nuestro deber ayudarla a morir para que en su reemplazo nazca una sociedad con una nueva etica, nuestras estructuras politicas, un sistema de formacion humana y empresas sociales que le hagan competencia a la actuales hasta que algun dia no sean mas que un triste recuerdo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s