Archivo del sitio

LOS PLACERES ILÍCITOS

FRASE PLACERES

Los placeres ilícitos de hoy, serán los dolores merecidos de mañana.

Sufrirá tu pareja y más sufrirás tú.

Cuando los placeres son lícitos, éstos reconfortan, contribuyen con tu bienestar y crecimiento.

Cuando los placeres son ilícitos, después de su consumo viene la indigestión, y con ella, el malestar y el estancamiento.

Cuando la vida te ponga al frente de un placer ilícito, piénsalo más de dos veces para consumirlo, puede que se vea muy provocativo, pero con el tiempo, ese efímero gozo resultará destructivo y doloroso.

Ese placer ilícito que hoy vas a disfrutar, será la semilla del dolor que mañana vas a cosechar.

Con un agravante, ese dolor es como un ataque terrorista, siempre deja victimas inocentes.

Empatía, esta es una de las claves para una buena vida.

CONSAGRARSE A UNA VIDA PSICOLÓGICA

http://marcelapereyra.wordpress.com/2012/06/20/simbolo-de-la-psicologia-2/

A Psique se la representaba con alas de mariposa. Los griegos creían que cuando moría una persona y exhalaba su último aliento, el alma abandonaba el cuerpo volando en forma de mariposa. En este caso, la mariposa como simbolo de la capacidad del alma de transformarse, de ser una simple oruga que se arrastra por la tierra, un día como escuchando un llamado se envuelve en su capullo, aislandose del mundo entero y a su debido tiempo, renace, ya no como gusanito, sino como una espléndida mariposa que se eleva a las alturas. No es casualidad que el animal totémico de la Psicología sea uno de los seres simbólicamente más ricos para describir el proceso de transformación de las personas: el origen de la palabra que da nombre a la profesión, la psicología.

 

“Todo camino de resignificaciòn y conversión personal  exige esfuerzo y dedicación al mas alto nivel, porque siempre se trata de promover en la persona aquellas capacidades que o no sabe que posee o que no ha sabido o que no le han permitido otros desarrollar, para ser verdaderamente feliz”.

-Aula para educadores-

Reflexiones Amigonianas

“Cada organismo engendra su propio mundo, dotado de valores propios aunque no independientes.”

José Antonio Marina

-El misterio de la voluntad perdida-

 

He firmado un pacto con la Vida, así lo dejé constatado en el relato anterior. Cuando esto ocurre en la vida de un ser humano, se activan unas fuerzas que empiezan a moverlo a uno hacia el cumplimiento de esos acuerdos, y esto es así porque comprometerse con la Vida es el más serio de los compromisos.

Por eso, después de la firma de ese contrato psicológico con la Vida, aquí estoy cumpliendo con la primera tarea que me fue confiada, esto es, consagrarme a una vida psicológica. Este relato tiene como propósito dar cuenta de esa consagración, en realidad lo que busco es explicarme a mi mismo lo que esto significa.

¿Por qué he decidido consagrarme a una vida psicológica?

Cuando empecé a pensar en esta idea de la consagración a una vida psicológica, lo primero que se me vino a la mente, fue la sensación de haber descubierto un sendero para poder satisfacer mis propias necesidades psicológicas

Pero ahora que lo medito con más detenimiento, veo que consagrarse a una vida psicológica también es un camino necesario para cultivar mi identidad.

De modo que consagrarse a una vida psicológica significa asumir un compromiso con el cultivo de tu identidad. Cuando uno tiene clara su identidad empieza a crecer psicológicamente

La consagración es el inicio de una profunda transformación.

Consagrarse a una vida psicológica significa disponer el espíritu para experimentar una profunda transformación psicológica.

Sin embargo, este tipo de consagración solo es posible si tú sientes en tu corazón que la psicología es realmente tu vocación. Y esto es así, porque puede darse el caso en el que aunque la psicología sea tu profesión, no necesariamente es tu vocación.

Vocación y profesión son dos realidades diferentes, no precisamente están conectadas, aunque algunas veces dichosamente coinciden. Por eso es que sostengo que hay psicólogos por vocación y psicólogos de profesión.

Una de las tantas diferencias entre una y otra realidad, es que el psicólogo por vocación vive para la psicología, contribuye con su desarrollo y divulgación, por eso se alimenta digna y generosamente de Ella; mientras que el psicólogo de profesión vive de la psicología, y en no pocas veces sufre para alimentarse de Ella. O quizá si saque provecho material de Ella, pero lo hace poniéndola al servicio de negocios egocéntricos que esclavizan y enferman al ser humano, y no de causas concientes que liberan y contribuyen con el crecimiento psicológico de la humanidad, como si lo hace el psicólogo por vocación.   

Si lo observamos en detalle, veremos que vocación y profesión son dos términos que ha importado la psicología desde el campo de la religión. Pero dicha importación no ha estado ajena a la tergiversación. En el campo de la religión profesar es como un rito de consagración, de entrega a la vida religiosa. El equivalente en el campo de la psicología, es la graduación, ese rito secular que te hace profesional, pero que no necesariamente significa una consagración a la vida psicológica.

Porque así como es posible entregarse a una vida religiosa al servicio de Dios, también es posible consagrarse a una vida psicológica al servicio de la Vida. A la larga, termina siendo lo mismo, pero desde diferentes campos.

Esta es la razón por la que consagrarse a una vida psicológica implica vivir la psicología como una vocación al servicio de la Vida.

La psicología como una vocación, en esencia es formación. De hecho, es Formación Psicológica para la Vida familiar, laboral, de pareja, social y personal.

Un psicólogo por vocación es un formador y como tal, comprende que “el ejemplo es el mejor predicador y su fuerza de persuadir irresistible”, así lo aprehendí del psicólogo Luis Amigó. Pero no se trata de un ejemplo de perfección psicológica sino de crecimiento psicológico.

Por esta razón, consagrarse a una vida psicológica implica esforzarse por encarnar lo que se predica, desde esta perspectiva, se trata de una invitación a aceptar el llamado que nos hace la Vida a hallarle sentido a la existencia a partir del aporte que podemos hacer en la edificación de una tribu familiar, una vocación, una institución social, un oficio, una comunidad, una sociedad y una identidad.   

Así es como entiendo la consagración a una vida psicológica, por eso es que ser psicólogo en esta nueva era de la Psicología Positiva es mas que una profesión, se trata de una autentica vocación que incluso trasciende la certificación de un papel que te acredite como tal, porque para un psicólogo por vocación, su carta de presentación es su vida misma, que no tiene que ser perfecta, pero si coherente y consistente, a pesar de sus propias imperfecciones.

::::::::::::::::::::::::

Nota

El credito de la imagen es de:

http://marcelapereyra.wordpress.com/2012/06/20/simbolo-de-la-psicologia-2/

 

UN CONTRATO PSICOLÓGICO CON LA VIDA

contrato

 

Yo, Andrés Paz, en pleno uso de mis facultades mentales, he decidido aceptar el llamado que se me ha hecho a firmar un contrato psicológico con la Vida.

Todavía no comprendo muy bien cómo he llegado a este punto de mi existencia, pero de lo que si soy consciente es de un hecho que me tiene profundamente impactado: soy un explorador de la vida psicológica, ese es mi espíritu. Creo que el propósito de mi viaje por la existencia es, de entrada, la exploración con los ojos abiertos de ese infinito universo interior de la raza humana.

De modo que la Vida me ha asignado una Identidad para cumplir con este papel. No solo me puso un nombre, ya de por si bastante sugerente en estos nuevos tiempos sociopolíticos, sino que me dotó de una serie de elementos, que bien pueden ser el equipaje para este viaje vital.

Como entramos a tiempos de Paz[1], la Vida me ha contratado para trabajar en pro de una causa: la Formación Psicológica para la Vida.[2] De hecho, esta es mi contribución a la construcción de una cultura de paz, para reemplazar por fin esta cultura de violencia endémica que en mala hora nos acostumbramos los colombianos.

Como en todo trabajo, este también tiene sus requerimientos específicos.

En primer lugar, para sacar adelante esta causa, la Vida me pide encarnar, mostrar y explicar lo que significa realmente esto de la Formación Psicológica para la Vida.

En los términos de este contrato; Encarnar implica sentir, Mostrar significa vivir, y Explicar requiere reflexionar con profundidad y amplitud esto de la Formación Psicológica para la Vida. 

En palabras mas concretas, el primer sujeto que debo formar psicológicamente para la vida, es mi propio Ser. Yo mismo debo sentir lo que esto significa, y a partir de esta experiencia mostrar mi testimonio, y con estos dos elementos, reflexionar sobre el impacto que esto tiene en la transformación de mi propia vida y la de quienes están a mi alrededor.

En segundo lugar; para poder encarnar, mostrar y explicar esta causa, se me pide consagrarme a una vida psicológica. Grosso modo, esto quiere decir vivir la psicología como una vocación al servicio de la vida familiar, laboral, de pareja, social y personal

En tercer lugar, para los fines de este contrato psicológico con la Vida, el don que se me ha concedido es el don de la palabra; para con ella comunicar, formar, guiar, sanar, motivar y edificar vidas.

En cuarto lugar, este contrato me pide trabajar en el cultivo y desarrollo de una nueva psicología. Precisamente, una Psicología de la Vida que alimente conceptualmente la causa de la Formación Psicológica para la Vida.

En quinto lugar, la Vida me pide a través de este contrato que sea un entusiasta divulgador de un mensaje suyo: “Todos los seres humanos han nacido para ser Grandes, para Crecer, no solo física, sino también psicológica y espiritualmente. Este es el sentido de la Vida, Crecer.”

En sexto lugar, me pide la Vida que siga los derroteros marcados por la Psicología Positiva, que navegue por esta corriente de pensamiento psicológico porque hay se encuentra el presente y el futuro de la psicología, en razón de que esta se ocupa de la consecuencia lógica de Crecer en la Vida: la Felicidad.

En séptimo lugar, también me pide la Vida que profundice en la práctica de la Psicología Afectiva. Que haga del Valorar, Conocer e Interactuar, hábitos concientes que me permitan Crecer en mi forma de sentir, pensar y actuar en la vida familiar, laboral, de pareja, social y personal.

En octavo lugar, este contrato con la Vida estipula que me ponga al servicio de tres comunidades cuyos sistemas de creencias, prácticas y afectos, contribuyen enormemente con mi propia formación psicológica; son ellas la Comunidad Amigoniana, la Comunidad de Pedagogía Conceptual y la Comunidad de Formación Afectiva Crecer. Mis tareas concretas son estudiar esos sistemas, practicarlos y divulgarlos.

Según lo acordado con la Vida, se me encomienda esta tarea, con el fin de aprehender lo necesario para darle vida a una Comunidad Psicológica,  que convoque y congregue a psicólogos por vocación, psicólogos en formación y psicólogos de profesión. Con ellos, trabajando en comunidad, se expandirá la Causa de la Formación Psicológica para la Vida.

Un contrato psicológico con la Vida es abierto, flexible, y sobre todo, renovable todos los días. Justamente, hay dos aspectos que la Vida me pide trabajar ojala sin falta cada día. El primero es esforzarme en la identificación y erradicación de los virus psicológicos que puedan afectar el buen funcionamiento de mi sistema psicológico, y el segundo, -que me cuesta enormemente-, es trabajar la palabra escrita en la madrugada. Tengo que empezar la jornada a las 4am, con el cuerpo y la mente dispuestos para lograr que mi espíritu se pueda expresar con inspiración y soltura.

Un servidor de la Vida, esto es lo que soy.

Amor, Sabiduría y Pan, este es el pago que me promete la Vida.

Publíquese, notifíquese y cúmplase.

Firmado en Soacha, a los 27 días del mes de agosto de 2014.

 

 

[1] En tiempos de paz se trabaja, en cambio en tiempos de guerra se lucha. Por eso mi Causa no es una lucha sino un trabajo. En las luchas se compite en cambio en el trabajo se coopera.  En las luchas se destruye, en cambio en el trabajo se construye.

[2] Siento que la Vida tienes cinco grandes terrenos vitales: la vida familiar, la vida laboral, la vida social, la vida de pareja y la vida personal.

LIBERTAD PSICOLÓGICA Y RESPONSABILIDAD VITAL

CULTIVAR LA VIDA

 

 

“Con nosotros mismos,  con los proyectos de nuestras instituciones, con nuestros niños, adolescentes, jóvenes y sus familias, frente a su formación, frente a su presente y las situaciones que tienen que vivir cotidianamente.”

AULA PARA EDUCADORES

-Reflexiones Amigonianas-

 

 

Siento que las ideas que hay en mi conciencia son poderosas, pero también siento que tengo unos obstáculos psicológicos, o quizá que soy un postergador, o también que mi intuición me pide esperar… No obstante, siento la necesidad de una transformación profunda en mi vida psicológica, es decir, en mis creencias, afectos y practicas.

Ahora que estoy cultivando conscientemente mi identidad, quiero utilizar un abono amigoniano, me refiero a sus dos primeros afectos en forma de valores: Libertad y Responsabilidad.

¿Libertad de qué?

¿Responsabilidad con qué?

Siento que es libertad psicológica de la tiranía del ego. Es decir, liberarse de esas creencias, afectos y prácticas, en suma, de esos virus psicológicos que no te permiten Crecer como ser humano.

Pienso que es responsabilidad con la vida: familiar, laboral, social, de pareja y personal.

Se que es lo que debo hacer en cada uno de estos terrenos, pero requiero amor y sabiduría para llevarlo a la practica.

Me pregunto:

¿Amo la Tribu Familiar a la que pertenezco? Si.

¿Amo el trabajo que llevo a cabo? Si.

¿Amo la pareja que me dio la Vida? Si.

¿Amo la sociedad en la que vivo? Si.

¿Me amo a mi mismo? Si.

Si esto es así, entonces este amor se tiene que ver reflejado en la práctica. De no ser así, de no materializar este amor en acciones nutritivas, entonces no es un amor genuino, sino un seudoamor, falso, egocéntrico.

Porque es verdad que el amor son obras, no solo palabras.

El amor son hechos, no solo promesas.

Porque los hechos producen frutos, y los frutos permiten alimentarnos.

Porque el alimento para nuestra vida es el amor, la sabiduría y el pan.

Porque estos alimentos nos permiten Crecer.

Porque Crecer nos proporciona Bien-estar y nos permite encaminarnos hacia el Bien-ser.

Suéltate.

Suéltate, no temas, actúa.

No dudes, cree en ti.

Entrégate y sirve.

Libera tu mente.

Responsabilízate con tu vida.

HE DESCUBIERTO POR FIN MI IDENTIDAD

ANDRES PAZ

“Tu identidad es algo que se descubre, no se inventa”

Andrés Pérez Ortega

“Se tu mismo sabiendo quien eres”

Pindaro

 

“Tu identidad es algo que se descubre, no se inventa”

Andrés Pérez Ortega

“Se tu mismo sabiendo quien eres”

Pindaro

¿Cuál es tu identidad?

¿Sabes en realidad quién eres?

En mi trabajo como Terapeuta he podido constatar que una de las mayores crisis vitales de la existencia es la crisis de identidad. No tener claridad de dónde se viene, en dónde se está y para dónde se va; ser como un barco a la deriva, vivir solamente para subsistir.

Como bien lo enseñara Viktor Frankl, somos seres humanos en busca de sentido, el sentido es la identidad, la claridad de lo que somos, queremos y podemos.

Ahora bien, la pregunta que surge en este instante es:

¿Cómo descubrir tu identidad?

Llevo años en esta tarea vital. A lo mejor esta es una de las razones por las que entré al mundo de la Psicología hace ya 15 años. En el segundo semestre de 1999 empecé esa búsqueda en la Universidad Católica de Colombia.

Cuando egresé en el 2004, salí más confundido que cuando ingresé. De hecho, con una profunda crisis de identidad, tanto que llegué a pensar que la Psicología no era lo mío, entonces me incliné por el mundo del Derecho, otra vez en la misma universidad. Tres semestres me duró esa aventura. Seguía igual de confundido, naufragando por la Vida.

En septiembre de 2008 llegó mi salvavidas. Entré en contacto con la Psicología Afectiva y empecé a cultivar una relación con el que hoy es uno de mis dos mentores y Guías Vitales: Miguel De Zubiría.

En los terrenos de la Psicología Afectiva encontré una herramienta poderosa para descubrir la identidad: el Autoconocimiento. Desde entonces he venido descubriendo pieza por pieza de este rompecabezas de mi propia identidad personal.

Conocerse es una Práctica Psicológica Afectiva, el fruto del cultivo de esta práctica es la comprensión de ti mismo. Es el descubrimiento de tu identidad.

Cuando empezamos a comprendernos, el barco de nuestra vida toma otro rumbo. De hecho, adquiere un destino. Un lugar hacia donde dirigirse. El combustible afectivo de esta nueva etapa vital es una potente mezcla de amor propio, autoconfianza, y seguridad.

La comprensión que tengas de ti mismo va a determinar lo que sientas por ti,  y lo que sientas por ti va a determinar lo que hagas por ti y por los demás.

Lo mejor que puedes hacer por ti es conocerte y comprenderte.

El tiempo que inviertas en esta tarea vital nunca será en vano porque entre más te ejercites en el cultivo de esta práctica, más sentido le encontrarás a tu vida, y entre más sentido tenga tu vida, más recursos vitales cosecharás; más amor, sabiduría y pan obtendrás; con estos recursos nutrirás tu identidad y crecerás como ser humano.

Así las cosas, me propongo con este relato compartirte lo que he descubierto de mi mismo; mi propia identidad, no como un ejercicio egocéntrico, sino como una manera de mostrarte los frutos que se pueden cosechar cuando se cultiva esta práctica de forma constante, consistente y consciente.

Los elementos que hasta la fecha he descubierto de mi identidad son los siguientes:

DON

La palabra.

VOCACIÓN

La Psicología.

OFICIO

Formador Psicológico

PROFESIÓN

Psicólogo

TRABAJO

  • Escritos Psicológicos
  • Formación Psicológica
  • Orientación Psicológica
  • Terapia Psicológica
  • Conferencias Psicológicas
  • Consultoría Psicológica

TEMA VITAL

Psicología de la Vida.

MENSAJE VITAL

Todos los seres humanos han nacido para ser Grandes, para Crecer, no solo física, sino también psicológica y espiritualmente. Este es el sentido de la Vida, Crecer.

CORRIENTE PSICOLÓGICA

Psicología Positiva

PRACTICA PSICOLÓGICA

Psicología Afectiva

PROPÓSITO VITAL

Explorar la vida psicológica de los seres humanos.

CAUSA

Formación Psicológica para la vida adulta.

VISIÓN

Veo una sociedad en la que la Formación Psicológica para la vida adulta, será una práctica cultural que estará presente en todas las instituciones sociales.

MISIÓN

Ayudar a construir y divulgar un sistema de Formación Psicológica para la vida adulta.

LEMA

Tu Bienestar es mi Bienestar.

HIMNO

Caminante no hay camino…

PARADIGMAS

COMUNIDADES

NICHO SOCIAL

FILOSOFÍA DE VIDA

Creo que la Vida es un cultivo en el que cada individuo debe trabajar con ahínco para cosechar el alimento vital necesario para su crecimiento como ser humano. Así mismo, creo que los más valiosos terrenos vitales que se pueden cultivar a lo largo de la existencia son:

  • La Vida Familiar
  • La Vida Laboral
  • La Vida Social
  • La Vida de Pareja
  • La Vida Personal

PROYECTOS DE VIDA

  • Ayudar a edificar una Tribu Familiar.
  • Cultivar una carrera profesional como formador, orientador, terapeuta, conferencista, escritor y consultor.
  • Construir una Comunidad Psicológica para crear una red de Escuelas de Formación Psicológica para la Vida.
  • Tejer una Vida de Pareja que sea fuente de gratificaciones, satisfacciones y placeres.
  • Descubrir y desarrollar una identidad personal para navegar con fluidez por la Vida.

RELIGIÓN

La Vida

HISTORIA DE VIDA

  • Familiar
  • Laboral
  • Social
  • De Pareja
  • Personal

PENSAMIENTOS

  • Conceptos
  • Reflexiones
  • Meditaciones

 

¿CÓMO CULTIVAR LA SEMILLA DE LA FELICIDAD EN TU VIDA?

 CULTIVA LA SEMILLA DE LA FELICIDAD EN TU VIDA

 

 

“Si se cree y si se trabaja, se puede”

Diego Pablo Simeone

Duré más de dos meses sin publicar contenido, estaba como en una especie de retiro afectivo, tratando de comprender el rumbo que le daría al barco de mi vida.

A la conclusión central que llegué en ese periodo de profunda reflexión fue la siguiente:

Nada mas importa en la Vida que la Felicidad.

¿Qué sentido tiene la Vida sino es para ser feliz?

En el relato anterior sostenía que los psicólogos de esta generación tenemos el deber de ser felices. Porque solo siendo felices, podemos contribuir con la felicidad de los demás.

También decía que la Felicidad es como una semilla que podemos cultivar en nuestras vidas.

Pues bien, mi conciencia de Psicólogo Formador Afectivo me muestra que no vivimos una sola vida sino que tenemos la posibilidad de vivir cinco vidas en esta Vida.

Pensándolo metafóricamente, la Vida es como una gran hacienda.

Esta hacienda de la Vida tiene cinco grandes terrenos, cada uno de los cuales con sus respectivas parcelas.

En cada uno de estos terrenos vitales podemos cultivar la semilla de la Felicidad, si así nos lo proponemos. Si creemos en ello y trabajamos por ello.

El primer terreno vital es la Vida Personal.

Esta Vida Personal es como un terreno con tres parcelas.

En primer lugar, como Seres Vivientes que somos, el cultivo de un Vínculo Afectivo con la Sabiduría Superior de la Vida es fundamental, en tanto que se trata de un alimento, el más nutritivo de todos que está a nuestro alcance y como tal, podemos beneficiarnos de él.

La segunda parcela es la parcela de la Naturaleza.

Somos hijos de la Tierra y por lo tanto, instintivamente nos maravillamos con su majestuosidad, si volvemos a Ella constantemente, podemos cultivar un Vinculo Afectivo muy nutritivo que nos mantiene recargados de saludables energías afectivas.

La tercera parcela de la Vida Personal es el cultivo de un Vinculo Afectivo Consigo Mismo.

Es una ironía, pero lo cierto es que somos los artífices de nuestra Felicidad, y al mismo tiempo, los responsables de nuestra infelicidad. Somos nuestros mejores aliados o nuestros peores enemigos.

Entre más nos empeñemos en buscar culpables por nuestras desdichas, más nos demoraremos en hacer lo que tenemos que hacer para liberarnos de los fantasmas del pasado y de las angustias del futuro; los cuales son como esa maleza que no nos permite expresar nuestra identidad en el presente, para con ello crecer, florecer y así poder compartir nuestros frutos con el mundo.

El segundo terreno vital es la Vida Familiar.

La Vida Familiar tiene dos parcelas; la familia de origen y la neofamilia. Juntas constituyen nuestra Tribu Familiar.

Para nuestro propósito de ser felices, es clave cultivar conscientemente un Vínculo Afectivo con todos y cada uno de los miembros de la Tribu Familiar a la que pertenecemos.

La Tribu Familiar es el escenario por excelencia para practicar el amor.

Al interior de la Tribu Familiar hay un Vínculo Afectivo que juega un papel determinante en la estabilidad y crecimiento en todos los aspectos de la tribu, me refiero al Vínculo Afectivo de pareja.

Si asemejamos la Tribu Familiar a una célula, La pareja es el núcleo de la célula familiar. Fundamental.

Tan importante, que este Vínculo Afectivo en si mismo da origen al tercer terreno vital: la Vida de Pareja.

Por múltiples razones, la Vida de Pareja es una intensa fuente de Felicidad, o infelicidad. En esta Vida descansa gran parte de nuestro bien-estar o se origina gran parte de nuestro mal-estar mental, físico y material.

Este bien-estar o mal-estar permea toda la vida del ser humano. Para bien o para mal nos afecta definitivamente.

He ahí la importancia de cultivar conscientemente la semilla de la Felicidad en este terreno vital de la Vida de Pareja.

Como Psicólogo Formador Afectivo; la vida personal, familiar y de pareja, son la base de mi trabajo, es el fundamento de mi Vida Laboral, la cuarta de las cinco vidas que podemos vivir en esta Vida.

Sin duda alguna, el trabajo puede ser una fuente de Felicidad, sobre todo cuando se trata de un trabajo con sentido.

Un trabajo con sentido es aquel que contribuye con la Felicidad de los demás. Y este es justamente el propósito de un Psicólogo Formador Afectivo: contribuir con la sanación, crecimiento y Felicidad de sus consultantes, aprehendices, lectores y todos aquellos que escuchen su mensaje.

Por último, pero no por ello menos importante, está la Vida Social, la cual es un terreno vital que tiene tres parcelas: los amigos, los grupos y la sociedad en general.

Estas tres parcelas están íntimamente relacionadas. Con los amigos se hacen grupos, y en los grupos se pueden hacer amigos. Y cuando esos Vínculos Afectivos son nutritivos, los grupos de amigos pueden trabajar juntos en la construcción de una mejor sociedad.

Esto es grosso modo, la manera como puedes cultivar la semilla de la Felicidad en tu vida, teniendo claro primero cuales son los terrenos para cultivar.

Algo me dice que el primer terreno donde debes cultivar la semilla de la felicidad es en tu corazón. Es decir, en tu Vida Personal.

No obstante, escucho la voz de mi maestro diciéndome: “no Andrés, primero son los otros”. En este caso entonces, el primer terreno a cultivar seria el de la Vida Familiar; y a juzgar por mi propia experiencia, creería que le asiste la razón.  O pensándolo bien, depende de las circunstancias vitales de cada quien.

Sin embargo, esta mente terca que es la mía, insiste en pensar que el cultivo del Vínculo Afectivo Consigo Mismo es fundamental para comprender el tipo de vínculo que se puede cultivar en cada uno de los demás terrenos vitales.

Así las cosas, este cultivo de la semilla de la felicidad en tu Vida parte de dos preguntas vitales:

¿Quién eres tú? ¿Cuál es tu identidad?

 

Andres Paz / Psicologo Formador Afectivo / Terapeuta de Pareja y Familiar

¿CÓMO SER UN PSICÓLOGO FELIZ EN MEDIO DE UNA SOCIEDAD DE CONSUMO?

 

“Siga el camino sabio de otros…”

I Ching

 “Todos podemos ser felices si sabemos qué buscar y cómo hacerlo.”

Miguel De Zubiría

“Si se os pregunta en qué consiste la felicidad, responded: en vivir de acuerdo con uno mismo…”

Sabiduría Hermética

 

Indudablemente vivimos en una época de dominio cultural de la sociedad de consumo; sus creencias, prácticas y afectos influyen poderosamente en el comportamiento de las mujeres y hombres de esta generación, en la que prima el placer sobre el “sentido que da a la vida un determinado compromiso.”[1]

En 1999, el mismo año en el que empezó mi peregrinaje por el fascinante mundo de la Psicología, Martin Seligman abrió un sendero sabio para la nueva generación de psicólogos.

Dicha corriente conocida como la Psicología Positiva, sostiene que la felicidad originada en el placer termina con él y “se pierde bajo las olas del devenir”.

Para que la felicidad perdure mas allá de un instante, es preciso que sea fruto no solo del placer, sino también del sentido o significado que da a la vida un compromiso. Es justamente esto, -de acuerdo como Mihaly Csikszentmihalyi- lo que produce el flujo que desemboca en la felicidad.[2]

Como psicólogo creo firmemente en esta concepción de la felicidad. Contraria como es apenas lógico, a esa felicidad chatarra y toxica que pregonan desde sus respectivos atriles mediáticos los apóstoles de la sociedad de consumo.

Por eso, 15 años después del inicio de esa profunda re-evolución en el mundo de la psicología, aquí estoy siguiendo el camino sabio de otros, sumándome a esta causa de la Psicología Positiva, uniéndome a sus filas, tal y como ya lo hiciera mi maestro Miguel De Zubiría, quien muy pronto detectó los alcances y el impacto que esta corriente tiene y tendrá en la conciencia de las actuales y próximas generaciones de psicólogos y por lo tanto de las personas que hacen uso de nuestros servicios terapéuticos y formativos.

Comparto plenamente la idea de mi maestro Miguel de que todos podemos ser felices si sabemos qué buscar y cómo hacerlo. A partir de mi propia experiencia, a esta idea le agrego que la felicidad no se compra, se cultiva.

La felicidad es una semilla que podemos cultivar en nuestras vidas.

Los psicólogos de esta generación tenemos el deber de ser felices. Solo siendo felices, podemos contribuir con la felicidad de los demás.

Por eso es que resulta tan importante comprender que la psicología más que una profesión es un estilo de vida, una forma de ser y de estar en el mundo.

La psicología no es solamente un medio para “ganarse la vida”, es ante todo una forma de vivir la vida.

La psicología no es solo un trabajo certificado por un cartón, es sobre todo una Vocación respaldada por una vida bien cultivada.

Se nace para ser psicólogo, no solo para trabajar como psicólogo.

Así como hay muchos estilos de vida, también hay muchas maneras de ser psicólogo.

Luego de seis años de profundo estudio, yo elegí la forma de ser psicólogo propuesta por mi maestro Miguel De Zubiría.

Yo soy Psicólogo Afectivo. Esta es mi identidad.

Mi propósito como Psicólogo Afectivo es uno solo:

Ser feliz, y con ello contribuir con la felicidad de los demás; de la Tribu Familiar a la que pertenezco, de las parejas y familias para las que trabajo.

En mi entender, la Psicología Afectiva es una practica psicológica que consiste en cultivar amorosa, sabia y conscientemente la semilla de la Felicidad en nuestras vidas.

Ahora bien, ¿Cómo puede un psicólogo cultivar la semilla de la felicidad en su vida?

De esto hablaremos en el próximo relato…

Salud!!!

 

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Andrés Paz

Psicólogo Afectivo

Terapeuta Formativo de Pareja y Familiar

 

 

 

[1] Eduardo Punset: “El viaje a la felicidad”. 2005

[2] Ibid

¿POR QUÈ NO HE VUELTO A PUBLICAR?

“La palabra es un instrumento poderoso por ser la mejor herramienta de expresión comunicativa del espíritu.”

Antonio Paolasso

 

Hay vínculos afectivos que a pesar de la distancia se mantienen vivos a través del tiempo.

Son vínculos con los que no hay mucha interacción, pero se sabe que hay conexión.

Este relato lo motiva precisamente uno de esos vínculos.

Lina me preguntó en estos días:”Por qué no has vuelto a publicar?”

A Lina la conocí hace 14 años en la facultad de psicología de la Universidad Católica de Colombia, fuimos compañeros de estudio.

Lina es uno de esos vínculos afectivos que he cosechado gracias a mi pasión por la reflexión sobre la Vida.

Siempre he sentido su buena energía, su atención, siento que conversamos a través de los relatos.

Ahora comprendo su inquietud.

Le extraña que no haya vuelto a publicar.

“¿Qué habrá pasado con Andrés?” Me imagino que se preguntará.

Es como si le estuviéramos haciendo seguimiento a una novela y de repente dejaran de emitirla, le queda a uno esa sensación, ¿qué habrá pasado?

Pues bien mi querida Lina, aquí estoy de regreso.

No había vuelto a publicar porque mi conciencia me pidió hacer un alto en el camino. En su momento me dijo:

-“Andrés, es el tiempo apropiado para la manutención y reparación, no de seguir avanzando.”

Y este tiempo mí apreciada Lina lo he utilizado para poder estar en “sintonía con los poderes superiores de la vida”, los cuales para mi son el amor, la sabiduría, la conciencia; y preguntarles por mi esencia:

¿Quién soy realmente?

¿De dónde vengo?

¿Para dónde voy?

¿Por qué hago lo que hago?

¿Cuál es mi verdadera misión en esta Vida?

¿Qué significado tiene mi existencia?

¿Para qué he vivido lo que he vivido?

¿Cuál es el mensaje que tengo que transmitir?

¿Es realmente la psicología mi vocación?

¿En realidad es la palabra mi Don?

¿De que manera le puedo servir a los demás?

¿Cómo puedo contribuir con la Felicidad de quienes están a mí alrededor?

Aunque parezca difícil creerlo, han sido justamente esos poderes superiores de la Vida los que te motivaron a hacerme la pregunta.

Y son esos mismos poderes los que me llevaron a darte esta respuesta, y con ella, simbolizar mi regreso a esta película de la Vida.

Algo ha pasado en mi conciencia. Y ese algo me señala “un nuevo inicio. Me indica que debo perdonarme mis propios errores y los de los demás. Me pide que arregle rápidamente mis asuntos pendientes, y que después de salvarme, no huya, sino que retroceda para poner todo en orden.”

Mira todo lo que tu pregunta ha suscitado. Por eso te doy las gracias mi recordada Lina. Como me encanta que nuestras conciencias sigan conectadas.

Para terminar, te cuento mi querida colega que en este nuevo inicio vengo con una pregunta en mente:

¿Cómo ser un psicólogo feliz en medio de una sociedad de consumo?

::::::::::::::::::::::::::::::

 

Andres Paz

Psicólogo Afectivo

Terapeuta Formativo de Pareja y Familiar 

 

LA VIDA ES HOY

Ayer fue ayer,
Hoy es hoy,
No dejes que los sinsabores de ayer,
Te amarguen el día de hoy.

Mañana será mañana,
Hoy es hoy,
No permitas que las preocupaciones de mañana,
Te angustien el día de hoy.

Hoy es hoy,
Si vives bien hoy, vivirás bien mañana,
¿Qué significa vivir bien?
Es sencillo:
Pensar bien,
Sentir bien,
Actuar bien.

Si haces esto todos los días de tu vida, acumularas riqueza existencial.

Con riqueza existencial todo lo demás llega por añadidura.

Con riqueza existencial alegras tu vida, y lo mejor, le alegras la vida a los demás.

Nunca Olvides que el Bienestar es una elección y que siempre viene de adentro hacia afuera.

Cuando comprendas esto habrás empezado a vivir una vida verdadera.

Pero recuerda que la verdadera comprensión no se logra gracias al intelecto sino al corazón.

La comprensión es práctica.

La práctica hace al maestro.

Conviértete en un maestro de tu propia Mente:

Piensa bien,
Siente bien,
Actúa bien,

Todos los días de tu Vida.

Empezando por HOY.

Andrés Paz
Psicología Afectiva, Espiritual y Sapiencial.

LA MENTE ES UN GRAN CULTIVO

No se cuando voy a morir.

Podría ser mañana, en una semana, un mes, un año, una década, 50 años.

No se.

Mientras ese día llega,

Tengo dos opciones:

O gozo la Vida, o la padezco.

Cada día me convenzo mas que vivir, de una u otra manera depende del tipo de MENTE que decida cultivar.

Porque la MENTE es un gran cultivo.

No se que tan consciente seas de ello, tu, que estas leyendo este relato.

Allá, en tu MENTE, podríamos decir que existen tres grandes parcelas.

La parcela Afectiva.

La parcela Espiritual.

La parcela Sapiencial.

Si tu cultivas con dedicación y generosidad la parcela Afectiva, vas a cosechar los frutos mas nutritivos que un ser humano pueda necesitar para vivir una vida gozosa: el amor y todos sus derivados.

Si tu cultivas con dedicación y confianza la parcela Espiritual, vas a tener en tu corazón la fuerza mas poderosa que necesita un ser humano para enfrentar todos los desafíos de la existencia. Vas a aceptar todo lo que te llegue, porque sabrás, que esa Fuerza no te envía nada en vano, que todo tiene un propósito.

Si tu cultivas con dedicación y voluntad tu parcela Sapiencial, vas a cosechar los pensamientos mas bellos para que florezcan en tu corazón los sentimientos mas bellos y con ello todas tus acciones sean bellas.

Esto que estas leyendo no es solo una cuestión poética, producto de la MENTE de un “psicólogo loco”, es ACCIÓN.

Cultivar la MENTE requiere ACCIÓN.

PRACTICA!!!!!

Esto es lo que hoy comprendo, ayer no lo tenia tan claro y mañana lo comprenderé mejor.

Es la Vida, cada día nos enseña algo nuevo, solo tenemos que ESCUCHAR.

¿Escuchas a la Vida?

Lo irónico es que el ruido de la búsqueda material nos priva de ESCUCHAR LA VIDA.

La Vida nos dice:

Cultiva tu MENTE.

El alimento afectivo, espiritual y sapiencial fortalece nuestra MENTE.

Y una MENTE fortalecida es una MENTE que se vuelve magnética para lo material.

Empezando por el primer recurso material que debemos conquistar.

Nuestro Tiempo.

El tiempo es Vida.

¿Eres dueño de tu tiempo?

¿Puedes disponer de tu tiempo?

¿Dedicas tu tiempo a hacer lo que mas te gusta y apasiona?

¿Trabajas en lo que te toca o en lo que te gusta?

¿Vives o sobrevives?

El tiempo es la mayor riqueza.

El tiempo es el primer recurso material que se cosecha cuando cultivas en tu MENTE afectividad, espiritualidad y sabiduría.

Esto que acabas de leer no te lo digo desde mi intelecto sino desde mi corazón.

No es lo que pienso sino lo que siento.

No es lo que deseo sino lo que vivo.

Yo soy dueño de mi tiempo.

¿Y sabes por que?

He aprendido a cultivar mi MENTE.

Por eso digo que practico la Afectividad, cultivo mi Espiritualidad y me Alimento de Sabiduría.

El genuino Bienestar va de adentro hacia afuera!!!!!

La MENTE es un gran cultivo.

¿Cuando empezaras a cultivar tu MENTE de forma consciente?

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.591 seguidores

%d personas les gusta esto: